• pasantes1
  • pasantes2

  • pasantes3

  • pasantes4

  • pasantes5

btn-democracia2

btn-justicia

btn-seguridad

Artículos

CEDJUS propone celebrar el Bicentenario de la Independencia en Tucumán de una manera diferente: pensar y reflexionar para reconocer las nuevas formas de dependencia y ponernos en movimiento para liberarnos de ellas.

También proponemos a todos los que quieran colaborar, sumarse y generar ideas para un proyecto de nación previsible y sustentable en los próximos cincuenta años.

 

Comentarios, sugerencias, inquietudes: bicentenario@cedjus.org

 

200 años de vida independiente. Dos siglos de historia que incluyen guerras por territorio, secesión y unidad.

Apenas dos centurias, muchos tropiezos, desencuentros y errores que han dejado profundas cicatrices en la dermis y el alma social, pero un aprendizaje feble y una democracia lánguida, varias veces interrumpida y aun adolescente.

Se proponen homenajes y festejos de toda clase para celebrar el bicentenario: libros recordatorios, concursos temáticos, recitales populares.

La retórica oficial exaltará, como lo hace año tras año, los valores, ideas, convicciones y sacrificios de nuestros próceres en discursos escasamente creíbles y que no son respaldados con la conducta pública ni con las trayectorias de nuestros gobernantes, guiadas por valores opuestos. Pasada la efeméride volveremos a la “normalidad” y los veremos contradecir con sus acciones la memoria de los fundadores de la Patria.

Como hace 100 años -en ocasión de celebrar el centenario- la sociedad civil debe dar muestras de la madurez que les falta a nuestros dirigentes, hacer propuestas y encarar iniciativas sensatas.

Sería un buen homenaje aportar algo a la tarea iniciada por aquellos hombres y mujeres de la gesta independentista. Tomar la posta; repensarnos como pueblo: nuestra historia, nuestras instituciones, nuestro sistema político, nuestra forma de hacer política, nuestro comportamiento como grupo humano, nuestros objetivos y nuestro futuro.

Somos un pueblo al que le cuesta pensar como colectivo, reconocerse comunidad y actuar como tal.

Hace 200 años gritamos al mundo que éramos una nación independiente y soberana. ¿Lo somos? Hoy tenemos nuevas esclavitudes; debemos reconocerlas, poner nuestra inteligencia para entenderlas como problemas y nuestra voluntad para superarlas.

Pensar y desarrollar ideas para encarar unidos las complejidades y adversidades que se nos presentan como nación, como grupo humano y como parte de América Latina.

Son decisiones importantes que no deben quedar en las manos de un solo partido o de un grupo de dirigentes, por más respaldo popular que tenga. El destino de los argentinos es de todos.

Queremos celebrar en Tucumán un Congreso en el que podamos coincidir en las cuestiones trascendentales para nuestro futuro, debatir, proponer acciones concretas y comprometer a quienes se postulan para gobernarnos desde 2015 para llevarlas a cabo.

Convocamos a ONG, iglesias, universidades, colegios profesionales, gremios, filósofos, personalidades de la cultura y a todos los argentinos de buena voluntad que quieran aportar ideas que se conviertan en políticas de Estado de un proyecto de nación para los próximos 50 años.

Esperamos que desde Tucumán resurja la esperanza y la voluntad de ser los constructores de nuestro destino. Y que Tucumán sea reconocido como el lugar de encuentro de los argentinos.

Share